viernes, 18 de febrero de 2022

¿Qué es? La Ingenieria

Sentado sobre una moderna silla regulable, frente al monitor de mi sistema de cómputo, escribo este libro presionando un teclado que le transmite a la unidad central complejas instrucciones. Tengo a mi lado un teléfono que, a través de Internet, me puede conectar con información mundial. La luz artificial me ilumina. Veo a través de una ventana de vidrio un jardín que, si deseo, puedo ocultar con unas persianas de plástico. Estoy protegido en una casa bajo techo; hay un vaso con agua a mi lado, y un ventilador agita el aire: hace calor. Todas estas cosas, que me permiten producir de manera tangible lo que estoy investigando y pensando, y que me proporcionan comodidad para hacerlo, han sido creadas, diseñadas, fabricadas, perfeccionadas y supervisadas por ingenieros: ellas son frutos de la ingeniería. Quizá estos u otros frutos de la. ingeniería, aquellos que forman el mundo artificial que envuelve a ( todas las actividades del ser humano, puedan conducirnos a entender lo que ella es.

Podría ser, por ello, que apreciar lo que es la ingeniería se asemeje a la forma en que Beethoven propuso que se entendiera la música. Al terminar de ejecutar una de sus sonatas, un oyente le preguntó qué «significaba)); después de un momento de meditación, Beethoven volvió al piano y la interpretó de nuevo.

Pero estimar y entender la función de los objetos producidos por la ingeniería puede que no sea suficiente para conocerla. Entonces, ¿qué es efec- tivamente la ingeniería?; ¿cómo se la puede definir?

Uno puede examinar la profesión de la ingeniería y su quehacer casi indefinidamente sin llegar a agotar sus posibilidades, sus significados o la forma en que es vista o entendida tanto por los que la ejercen, los que se educaron en ella y ejercen actividades distintas, cuanto por los legos. Por eso es dificil decir con precisión qué es la ingeniería. Sin ·embargo, existen buenas aproximaciones.

En 1828, la recién formada Institución de Ingenieros Civiles de Gran Bretaña -que agrupó inicialmente a los ingenieros que construían obras y a los que fabricaban máquinas-le encargó a Thomas Tredgold, uno de sus miembros prominentes, que definiera la ingeniería. Él sostuvo que era 11el arte de dirigir los grandes recursos de poder (la energía) existentes en la naturaleza para uso y conveniencia del ser humano)).

Esta definición, al mismo tiempo simple y profunda, carece, explicablemente, de referencia alguna a la indispensable base científica que caracteriza a la ingeniería moderna. En el lugar y la época en que fue expresada -la primera revolución industrial- existía una clara preferencia por fabricar las cosas sin atarse a las aún incipientes formulaciones matemáticas de un mundo físico que apenas empezaba a entenderse. Se estimaba que dichas formulaciones oscurecían y demoraban, en lugar de aclarar y acelerar, las grandes decisiones conceptuales del proceso de creación de las obras. Estas obras, hay que apreciarlo, eran urgentes y debían, por ello, completarse en plazos breves definidos con antelación. Telford -el prolífico ingeniero inglés de esa época-, por ejemplo, no admitía en su oficina graduados de los politécnicos franceses: sostenía que sabían demasiada matemática para ser buenos ingenieros.

De otro lado, el reconocimiento de que la energía es el recurso objetivo fundamental de la naturaleza, y de que es el que mayor influencia tiene en el desenvolvimiento de la vida humana, se adelanta a su época. Este hecho resulta particularmente claro cuando recordamos que, de acuerdo con la teoría de la relatividad de Einstein formulada en este siglo, la materia (estrictamente, la masa de la materia) Y. la energía son equivalentes.

La definición de Tredgold, que permaneció incuestionada e inmutable por bastante más de un siglo, fue útil para educar ingenieros hasta bien avanzado el siglo XX.

En las primeras décadas de este siglo la ciencia alcanzó preeminencia, y algunos países -particularmente Estados Unidos y Alemania-la conside- raron el motor de su prosperidad y de su poderío militar, razón por la cual la privilegiaron con cuantiosas inversiones. Así, en la década de los 40 algunos ingenieros, sobre todo los dedicados prioritariamente a tareas académicas, comenzaron a considerar que la ingeniería era exclusivamente la ciencia básica aplicada. Más aún: esta nueva visión de lo que era la ingeniería condujo a que se modificaran los currículos tradicionales de la enseñanza de la ingeniería para incorporar más materias científicas y reducir en compensación por no aumentar la duración de la carrera-los cursos de contenido profesional. En las universidades, al graduado de los programas que adoptaron ese nuevo contenido curricular se le llamó «ingeniero científico».

A pesar de que la percepción del público, que se sustentaba sobre todo en la visión gubemamental y académica adoptada y divulgada por la prensa, otorgaba a la ciencia la responsabilidad de la existencia de las cosas, los ingenieros activos en el ejercicio profesional mantuvieron, en oposición a esa corriente pública, el juicio básico de lo que es la ingeniería. La Real Sociedad Aeronáutica de Gran Bretaña señaló entonces:

<<Aunque se pretenda lo contrario, los aeroplanos no son diseñados por la ciencia
sino por el arte. No sugerimos por un momento que la ingeniería pueda olvidarse de
la ciencia; todo lo contrario: ella se asienta sobre fundamentos científicos. Pero hay un
gran abismo entre la investigación científica y los productos de la ingeniería: el puente
para salvarlo es el arte del ingeniero.>>
Hacia finales de la década de los 70, el modelo lineal aceptado (que presuponía que de la investigación científica básica se pasaba necesariamente a la innovación y luego al producto exitoso) comenzó a ser cuestionado en la mayor parte de los procesos de desarrollo industrial. (Son excepciones las
actividades basadas totalmente en la ciencia, como la biotecnología o la -farmacología.) Grandes logros
materiales -como la llegada del ser humano a la luna en 1969- demostraron que su éxito no reposaba en conocimientos científicos inmediatos sino más bien en destrezas y conocimientos tecnológicos. Éstos podían carecer de base científica o tenerla remota o muy cercana. Pero de lo que no había duda
es de que eran necesariamente fruto de la intuición, la innovación, el poder de síntesis y la capacidad
organizativa. Se entendió entonces que la tecnología -el saber por qué hacer y el cómo hacer o, mucho
mejor dicho, la aplicación del conocimiento, la ingeniería y la organización industrial para crear el
mundo construido por el hombre-, y no la ciencia, era el verdadero motor del desarrollo. Más aún: se
llegó a la conclusión de que existía un conocimiento tecnológico y que, por ello, la epistemología -la filosofía del conocimiento.:.._; que se ligó siempre de modo exclusivo a la ciencia, también estaba ligada a la tecnología.

En suma, se reconoció que la ciencia y la tecnología eran entidades independientes, cada una con su propio fin -el saber, en la ciencia; los objetos, en la tecnología-, y que su colaboración e integración
crecientes servían al propósito del desarrollo de ambas.

En 1961, el Massachusetts Institute of Technology, que había adoptado el currículo científico para educar a los ingenieros de diversos programas, y que apreciaba resultados negativos en su actuación profesional, hizo un estudio global de la tarea y la función de la ingeniería. El propósito era redefinir el perfil de sus graduados y reestructurar el contenido curricular de sus carreras para graduar  profesionales competentes que entendieran su verdadero papel en la sociedad. Su base consistía en retomar, en lo que fuese menester, a las fuentes tecnológicas de la ingeniería, e incorporarle la dosis necesaria y suficiente de conocimiento científico.

La concepción de ingeniería a la que llegó dicho estudio fue la siguiente:

«La ingeniería es una profesión. Sus miembros hacen un trabajo creativo que resulta en cosas que la gente quiere o necesita. Estas cosas pueden ser carreteras, submarinos, vehículos interespaciales, antibióticos o televisores. La ciencia, de otro lado, es la búsqueda del conocimiento. La ciencia de las matemáticas extiende el conocimiento al;:>stracto. La ciencia de la fisica extiende el conocimiento organizado del mundo físico. En cada una de ellas, la consideración puede ser limitada cuidadosamente a aspectos aislados de la realidad. El ingeniero debe lidiar con la realidad en todos sus aspectos, debe ser competente en las más clásicas y las más modernas partes de la ciencia y debe ser capaz de diseñar y hacer un producto que pueda ser usado por la gente. Más aún: debe asumir la responsabilidad de la seguridad y bienestar de los usuarios de sus productos.»

Aunque con algunas variantes, hoy se admi te en casi todo el mundo la definición de la ingeniería
formulada por el Accreditation Board for Engineering and Technology de los Estados Unidos -una institución que, formada por los pares profesionales de la ingeniería, tiene como propósito evaluar y acreditar programas universitarios de ingeniería:


La ingeniería es la profesión en la que el conocimiento de las matemáticas y ciencias naturales, obtenido mediante estudio, experiencia y práctica, se aplica con juicio para desarrollar formas de utilizar económicamente los materiales y fuerzas de la naturaleza para beneficio de la humanidad

Sobre la base de la definición precedente, el estatuto del Colegio de Ingenieros del Perú, aprobado por el Estado peruano en 1987, estableció así la definición legal de la ingeniería en el país:

«... la técnica social que aplica con fundamento y responsabilidad los conocimientos científicos logrados a través del estudio, la experiencia y la práctica para emplear racional y económicamente los recursos y las fuerzas de la naturaleza en beneficio del ser humano y la sociedad.»

¿Son estas defmiciones, sean ellas de la esencia o legales, suficientes para entender lo que es y lo que hace la ingeniería, así como sus responsabilidades?

Sí, si se las lee integradas. Es por ello nece sario un recuento.

La ingeniería es esencialmente la actividad humana capaz de atender necesidades mediante cosas materiales que las satisfacen eficazmente.

Su historia demuestra que para cumplir su propósito siempre ha tenidci mucho de arte -inclusive, que antes de la aparición de la ciencia era puro arte-, pero, también, que hoy es indispensable, en aras de la eficiencia, la seguridad y la economía, que utilice todos los conocimientos científicos y tecnológicos disponibles.

Como la existencia del ser humano depende de la naturaleza, el ingeniero la usa como materia prima que debe transformar y, además, proteger.

Finalmente, es una profesión: (a) tanto en el sentido de que para ejercerla se requiere no sólo formación académica sino experiencia, cuanto que es reconocida, por lo menos implícitamente, como esencial por la sociedad; y, (b) porque su ética va más allá de la impuesta por la ley moral, pues el ingeniero siempre hace su trabajo, aunque provenga de un encargo de entes privados, para la sociedad.

martes, 24 de octubre de 2017

Nace comisión técnica tras caída de tinglado


ANTECEDENTE

El 12 de octubre, una intensa granizada sorprendió a los capitalinos dejando el saldo de tres adolescentes fallecidos tras el derrumbe del tinglado de la unidad educativa Aniceto Arce. Otras infraestructuras también se vieron afectadas.

Tras la granizada que el pasado jueves 12 de octubre azotó Sucre y se cobró la vida de tres personas por el desplome de un tinglado en una unidad educativa, la Sociedad de Ingenieros de Bolivia (SIB) filial Chuquisaca y otras instituciones afines decidieron crear una comisión técnica permanente que elaborará una guía de carácter preventivo, una herramienta de construcción de la que carece la ciudad.

Un panorama de la situación actual y algunas observaciones sobre la construcción de tinglados a partir del sabor amargo que el Jueves Negro dejó en Sucre, llevó a la comunidad de ingenieros de la región a pronunciarse para buscar medios preventivos como la elaboración de la Guía de Análisis, Diseño, Construcción y Mantenimiento de Tinglados, que se encarará de forma inmediata, indicó el presidente de la SIB Chuquisaca, Gustavo Pereira. Esta guía sería la primera de esa categoría en Bolivia.

Los integrantes de esta comisión técnica son la SIB, el Colegio de Ingenieros Civiles de Chuquisaca, el Colegio de Ingenieros Mecánicos de Chuquisaca, la Facultad de Ingeniería Civil de San Francisco Xavier, la Carrera de Ingeniería Civil de la Universidad del Valle (UNIVALLE) Sub sede Sucre y la Alcaldía de Sucre conformarán la Comisión Interinstitucional Técnica y Continua para elaborar la añorada herramienta, que deberá ser actualizada cada tres años.

Los ingenieros apuntan que para alcanzar su propósito será necesario trabajar paralelamente con el Servicio Nacional de Meteorología e Hidrología (SENAMHI) porque actualmente no se cuenta con datos históricos de precipitaciones de granizo y tampoco hay suficientes estaciones hidrometeorológicas en la ciudad. “Sólo tenemos en El Reloj, en La Madona y en la Facultad de Tecnología, es decir, la parte norte de nuestra ciudad”, remarcó Pereira.

También observaron la falta de normativas locales y nacionales basadas en datos de la región y falta de práctica de mantenimiento preventivo de estructuras metálicas, sobre este último punto precisaron que no existe una cultura de inscripción de recursos presupuestarios.

En general, esperan que la Alcaldía coadyuve con la propuesta preventiva antes de que suceda un hecho irremediable similar al del colegio Aniceto Arce.

viernes, 30 de junio de 2017

SIB amplía sus ambientes para dar mayor comodidad a sus afiliados


En cumplimiento al plan de gestión del directorio (2015 - 2017) de la Sociedad de Ingenieros de Bolivia (SIB) Departamental Oruro, ayer se realizó la entrega de la ampliación de los ambientes del salón principal y mezzanine de dicha institución, con el objetivo de brindar mayor comodidad y espacio a sus afiliados. Dicho proyecto tuvo un costo cercano a los 300 mil bolivianos.

"En esta ocasión estamos haciendo la entrega de una ampliación del salón principal de la sede de la SIB, y también en la primera planta en el mezzanine, donde hemos logrado ampliarlos porque no teníamos espacio, ahora contamos con 400 metros cuadrados disponibles", explicó el presidente de la SIB departamental Oruro, Jaime Herrera.

El trabajo de ampliación en la sede de la SIB Oruro fue asumido pensando en los 4.500 profesionales en ingeniería afiliados, de los cuales 1.500 son activos, los mismos, en muchas actividades académicas y sociales se ven incómodos por el espacio que era pequeño para esa cantidad de personas.

Esta entrega también se realizó como una actividad más en conmemoración a los 111 años de la Facultad Nacional de Ingeniería (FNI), puesto que el 98% de los afiliados han pasado por las aulas de esa meritoria institución dependiente de la Universidad Técnica de Oruro (UTO).

"El año pasado teníamos visita de ex alumnos de la FNI por su aniversario del 3 de julio, entonces prácticamente quedó pequeña nuestra sede, de ese modo nos hemos motivado para poderlo ampliar, estamos a días de celebrar un aniversario más y queremos que la entrega de estos espacios se enmarquen también en ese festejo, porque podríamos afirmar que un 98% son profesionales que han estudiado en la FNI", sostuvo Herrera.

Para el presidente de la SIB Oruro, el trabajo del ingeniero es muy importante para el desarrollo de la ciudad, del departamento y del país, pues a partir de sus diversas especialidades contribuyen al progreso, ejemplo de ello es que en los recientes años las autoridades municipales y departamentales acudieron a esta entidad para pedir algún tipo de orientación técnica respecto a los proyectos que se encaran.

Para el actual directorio, que fenece sus funciones el próximo mes de septiembre, esta entrega es considerada un aporte importante a la SIB.

miércoles, 21 de junio de 2017

Ingenieros ven normal el incremento de la tarifa eléctrica


El Colegio de Ingenieros Electricistas y Electrónicos de Bolivia (Cieeb), a través de su presidente, Jaime Jiménez, calificó de normal el incremento del 3% en las tarifas por el consumo de energía eléctrica; sin embargo, indicó que los usuarios tienen el derecho de exigir un mejor servicio a las distribuidoras.
"Este incremento se lo hace en esta época y fundamentalmente de manera estacional. Como concluyó la época de lluvias, tenemos menos agua, entonces la generación de energía eléctrica fundamentalmente se da a partir de las termoeléctricas de la quema del gas natural y es más cara que las hidroeléctricas que bajan su rendimiento en este periodo", dijo Jiménez.

El representante agregó que teóricamente el reajuste debería darse hasta octubre, que es cuando empiezan las primeras lluvias, lo cual incide en un mayor rendimiento de las hidroeléctricas.
Jiménez indicó que ENDE hizo inversiones en la instalación de nuevas líneas de alta tensión para darle mayor confiabilidad al sistema, pero recomendó al usuario final exigir una mejor calidad del servicio. "Las inversiones deben garantizar que no habrá más cortes de energía eléctrica, se debe evitar esta fluctuación de la electricidad que quema nuestros equipos”, dijo Jiménez.

martes, 20 de junio de 2017

Sociedad de Ingenieros descarta daño estructural en el MegaCenter



Tras el incidente acaecido este lunes en instalaciones del complejo MegaCenter, donde una parte del techo se desplomó, la Sociedad Nacional de Ingenieros de Bolivia brindó un informe técnico en el que descarta un daño estructural en la infraestructura y denuncia que las imágenes que circularon por las redes sociales mostrando el deterioro de una columna no corresponden a este centro de entretenimiento.

“No hay ninguna falla estructural, la columna que mostraban las redes sociales no corresponde al MegaCenter, es de otro lugar, entonces alguien puso una mano dañina ahí”, sostuvo el presidente nacional de la Sociedad de Ingenieros de Bolivia, Marco Antonio Fuentes, en contacto con la Razón Digital.

Confirmó que, tras el incidente, una comisión de la institución que preside se hizo presente en el lugar para inspeccionar el sitio y levantar el reporte correspondiente. Después de la revisión los técnicos concluyeron que el accidente sucedió debido a que las vibraciones emanadas de un salón infantil de juegos hicieron que la losa del cielo raso cediera.

“Las losas y vigas cubren grandes espacios y tienen voladizos, por lo que las cargas de funcionamiento generan ligeras deformaciones y notorias vibraciones (especialmente en los voladizos), adicionalmente, cercano a ese sector de la losa existen máquinas de juegos infantiles que continuamente generan vibración. La vibración ha ocasionado que algunos ramplús y pernos hayan cedido poco a poco hasta que se han desprendido, generando la caída del cielo falso y ocasionando por la redistribución del peso del cielo falso, que otros pernos se desprendan y caiga un amplio sector”, señala el informe.

Marco Fuentes, presidente de la Sociedad de Ingenieros de Bolivia

El ingeniero recomendó a los propietarios del cine utilizar pernos de mayor longitud y diámetro en la reconstrucción del techo, sin necesidad de cambiar el material que originalmente se utilizó en la obra.

“Se ha recomendado a la gente del MegaCenter que se vuelva a colocar el cielo raso y no hay ningún problema de que vuelva a utilizar el mismo material pero con tarugos o pernos de mayor longitud y diámetro para que pueda soportar las vibraciones de la sala de niños”, dijo.

Entretanto, el MegaCenter informó en un comunicado que debido al inconveniente se cierra temporalmente la atención en el segundo nivel del complejo para precautelar la seguridad del público.

lunes, 5 de junio de 2017

La SIB plantea fijar una partida para la protección



La Sociedad de Ingenieros de Bolivia (SIB) plantea que en la normativa boliviana relacionada con la construcción se incluya una disposición que obligue a las empresas del sector a tener un presupuesto específico para precautelar la seguridad de todos quienes son parte de una obra.

“En el sector de los hidrocarburos, se destina a cada ítem un presupuesto para seguridad” y existe “un mecanismo coercitivo” para hacer cumplir este mandato. “Eso no se da en la construcción, afirma el presidente de la institución nacional, Marco Fuentes.

En realidad, el único control que tienen los constructores o las empresas del sector para el cumplimiento de la protección de los trabajadores “es el Ministerio de Trabajo, que hace una inspección de rutina y que multa a la empresa o al profesional encargado. Eso es muy coyuntural, no se cumple a cabalidad”, sostiene el profesional.

PLANIFICACIÓN. Este costo adicional, agrega, “no tendría mucha incidencia en el monto (total) del contrato”.

Javier Espejo, del Colegio de Arquitectos de La Paz, indica que actualmente cada ítem de un proyecto de infraestructura tiene un monto destinado para “imprevistos”. “Ahí figuran cosas que puedan suceder como accidentes, muertes o también para la compra de instrumentos de seguridad”.

Lo que reciben las familias

Las familias de los fallecidos en obras de construcción reciben como compensación entre Bs 20.880 ($us 3.000) y 35.000 ($us 5.028), según representantes de los trabajadores e ingenieros.

Actores

María Céspedes

‘Que las firmas nos den cursos de seguridad’

“Los accidentes suceden también por la falta de responsabilidad de los compañeros. Es verdad que a veces no se usa el material de seguridad”. Por otra parte, “sugerimos a las empresas que nos den unos cursos de seguridad.

Otro tema es que en las obras no se hace una buena inspección. Las compañías deben tener sus propios inspectores, para el control del material y también para ocuparse de la calidad de protección que se da a los obreros”.

Enrique Núñez

El problema ‘es responsabilidad de todos’

La seguridad en la construcción “ha sido encarada de manera correcta por el Gobierno, desde una legislación, y ahora toca generar un plano de conciencia entre las tres partes: el albañil, el contratante y el Estado, como fiscalizador, para que esto pueda funcionar. La seguridad es responsabilidad de todos (...). Hay que buscar la manera coercitiva social y psicológica para que el trabajador use sus implementos” de protección.

lunes, 22 de mayo de 2017

SIB solicita verificar pendientes en ruta Entre Ríos Palos Blancos



La Sociedad de Ingenieros de Bolivia (SIB) filial Tarija, solicitó una inspección técnica a la Administradora Boliviana de Caminos (ABC), con el fin de realizar una fiscalización al cumplimiento de los parámetros establecidos en el diseño del proyecto Palos Blancos – Entre Ríos.

El anuncio se da y adquiere mayor relevancia, tras haberse conocido que el tramo se construye siguiendo los parámetros que no coinciden con el Documento Base de Contratación (DBC), respecto al ángulo de pendiente que tiene que tener la obra para ser de primer nivel, y derivará en una opinión técnica de los especialistas colegiados del departamento.
Documentos a los que ha tenido acceso El País eN revelan que se habrían modificado las pendientes en la ruta Entre Ríos-Villa Montes. De acuerdo al DBC, con la que se licitó esta obra fundamental para los intereses tarijeños, la pendiente máxima tiene que ser de 7 por ciento y un radio de curvatura de 80 metros, pero los informes remitidos por Ceinsa, hoy Eurofinsa, presentan una pendiente del 9 por ciento y un radio de curvatura de 50 metros.
El presidente de la SIB, Aníbal Aldana, confirmó la inspección a tiempo de indicar que esto les permitirá emitir un criterio técnico cabal como entidad especializada en el área. Mientras tanto, afirmó que se ha solicitado información a la empresa, y que una vez realizada la visita “in situ” a la obra se podrá corroborar si la construcción se realiza siguiendo los parámetros establecidos en el diseño.
Por su parte, el ejecutivo de la Federación del Autotransporte “15 de Abril”, Damián Castillo, indicó que tenían conocimiento de que la modificación en la pendiente llegaba a un 8 por ciento, y que en una inspección se consultó al respecto a los encargados pero la respuesta fue que el porcentaje no se sale de la norma boliviana ni los manuales de construcción, sobre carreteras en montaña. En el caso de la obra en cuestión, no importa la práctica sino lo dispuesto en el DBC con el que se presentaron las propuestas y se adjudicaron la obra.
La pendiente más elevada se traduciría en menores velocidades y haría que llegar al Chaco por tierra lleve más tiempo. “Vamos a averiguar en otros departamentos para ver el porcentaje que tienen las rutas, para hacer una comparación. Con más pendiente más se esfuerza el motor, veremos el resto de las rutas si están con ese parámetro o menos, haremos el seguimiento correspondiente”, expresó Castillo.
Ante la consulta sobre la modificación de la pendiente máxima, el gerente regional de la ABC, Fohad Amás, puntualizó que la obra tiene un estudio TESA aprobado desde el comienzo de la construcción, que es objeto de seguimiento por parte de la empresa de control y monitoreo para su cumplimiento.
Indicó que corresponde en este punto hacer un análisis enmarcándose en el manual de construcción de la ABC.
Amás recordó que la ABC departamental viene de dos inspecciones recientes realizadas a la obra, que han sido públicas. Por otra parte, confirmó que la SIB ha solicitado una inspección, misma que se espera realizar en la primera quincena de junio. Sobre mayores datos técnicos, indicó que es posible derivar a una instancia técnica especializada las consultas de este medio para ampliar la información.
Previamente la SIB con la ABC habían programado una primera inspección para jueves 6 de abril, misma que no se concretó. Para la visita próxima, se tendrá desplegada la logística necesaria, con un equipo de ingenieros especialistas, para brindar en cada sitio particular las explicaciones pertinentes, además de equipos de control topográfico y otros.

Ficha técnica actualizada de la obra

Según datos oficiales al 30 de abril, expresados en la ficha técnica de la obra facilitados por la ABC, la longitud de la carretera es de 65,7 kilómetros, y cuenta con una inversión de Bs. 560.121.081,01. La fecha de firma del contrato para su construcción se realizó el 11 de abril del 2014, siendo el inicio de trabajos el 28 de julio de ese año. En el punto de modificaciones contractuales, el documento indica que solamente se tiene el “cambio de denominación”.